post-title Autosexuales: se quieren, se desean y sólo tienen sexo consigo mismos

Autosexuales: se quieren, se desean y sólo tienen sexo consigo mismos

Autosexuales: se quieren, se desean y sólo tienen sexo consigo mismos

Autosexuales: se quieren, se desean y sólo tienen sexo consigo mismos

Son hombres y mujeres que quieren exclusivamente estar con las personas que más admiran: ellos mismos.

Si el genial Oscar Wilde viviera no podría resistirse. Incluso podríamos arriesgar, sin por eso perder el enfoque, que bien podría servir para una suerte secuela de su victoriana novela El Retrato de Dorian Grey. Tal vez. Porque, aunque no parecía posible, se puede ser más vanidoso, más narcisista que ese excéntrico personaje del siglo 19. Sólo que ahora se hacen llamar autosexuales y no se ruborizan ni avergüenzan por eso. Todo lo contrario.

“Puede sonar extraño, pero siempre me sentí atraída por mí misma. Ahora ya estoy acostumbrada a sentirme de esta manera. Y hasta hace poco no supe que este confuso sentimiento de deseo propio que siento tiene un nombre. Y ya puedo decir que me siento orgullosa de llamarme autosexual“, cita la periodista Radhika Sanghani de la BBC de parte de una chica que prefirió el anonimato.

La que no se ocultó para contar su condición fue la periodista y escritora Ghia Vitale, quien escribió un artículo en Medium sobre su propio viaje como autosexual y su relación íntima consigo misma. “Soy autosexual, autorromántica, y estoy en una relación conmigo mismo”, titula. “El autorromanticismo y la autosexualidad han estado omnipresentes en mi paisaje interior desde los 13 años. Recuerdo que acababa de salir de la ducha; me miraba en el espejo y me sentía muy atraída por la vista”, agrega Vitale.

“Mis orientaciones sexuales y románticas convierten casi cualquier actividad mundana en una cita en toda regla. Para mí, un paseo por un cementerio es más que un relajante paseo por un santuario de la muerte. Alternando entre admirar las lápidas y admirarme a mí mismo“, dice en otra parte. “Me tomo un café, salgo a pasear por la naturaleza, me visto de lencería y me abrazo, o simplemente me siento en la oscuridad y me caliento en mi propia presencia. A veces enciendo velas y hago bailes sensuales para mi propio entretenimiento”.

“Cuando me siento especialmente positiva con la vida, hago muchas cosas para enamorarme de mí misma. He aprendido a crear citas conmigo mismo de la nada. Algo tan simple como el uso de lociones en mi cuerpo puede convertirse en un momento sensual y sexual, a veces voluntariamente y otras veces por sí solo”, añade.

Qué es autosexualidad

Se trata de un término que los científicos del sexo tienen dificultades para definir, ya que aún no hay mucha información o investigación al respecto.

Vitale sugiere que para ser autosexual, simplemente tienes que tener un deseo sexual para ti mismo, pero no necesariamente tienes que tener una relación monógama sola.

Sin embargo, según el Diccionario Urbano, un autosexual es una “persona que no experimenta atracción sexual hacia los demás“. Las personas que se identifican como autosexuales prefieren intimar consigo mismas, por ejemplo: masturbarse en lugar de intimar con su pareja”.

Parece que autosexual es una etiqueta flexible que puedes usar si tienes un deseo sexual por ti mismo y tal vez disfrutas de la auto-masturbación antes de otras actividades sexuales con otras personas.

Se cree que lo acuñó por primera vez el terapeuta sexual Bernard Apfelbaum en un artículo publicado en 1989. Apfelbaum lo usó específicamente para referirse a las personas que tienen problemas para que alguien más las atraiga sexualmente.

“El trastorno de personalidad narcisista es un trastorno diagnosticable con síntomas que incluyen un sentido desmesurado de la propia importancia, una necesidad constante de admiración y falta de empatía. Pero la autosexualidad es diferente”, le explica a la BBC la doctora Jennifer McGowan, de la University College de Londres

“Los autosexuales se sienten más cómodos sexualmente cuando están en su propia compañía, mientras que los narcisistas desean atención. La autosexualidad tampoco va asociada a falta de empatía o deseo de complacer a los demás (ya sea sexualmente o de otra manera), sino que es una preferencia por las experiencias sexuales privadas y personales”, cuenta McGowan.

“Igual que con otras sexualidades, hay un espectro de autosexualidad. Algunos expertos creen que si, como yo, piensas en ti mismo cuando te masturbas, o incluso fantaseaste con tener relaciones sexuales contigo mismo, podrías ser totalmente autosexual. Sin embargo, si te excitas un poco al imaginarte teniendo sexo o posando en lencería, probablemente no seas autosexual en el sentido más estricto”, añade la McGowan.

En tanto, en el testimonio que recogió la periodista Radhika Sanghani. “Para mí, va más allá de la masturbación. Lo que siento es una profunda e instintiva atracción hacia mí misma tanto si estoy sola como si estoy con un novio. Sé que la mayoría de mis amigos se excitan pensando en sus parejas sexuales. Si no están con ellos, se imaginan fantasías con ellos. Para mí es distinto. Mientras que sí disfruto del sexo con otras personas, tengo que estar pensando en mí y tocándome para llegar al orgasmo. Algunos autosexuales son también autorománticos, lo que significa que también les gusta la idea de salir con ellos mismos“.

“Me llevo a tomar un café, a pasear por la naturaleza, me visto con lencería y me acaricio a mí misma, o simplemente me siento en la oscuridad y disfruto de mi propia presencia“, asegura por su parte Vitale.

“Somos una comunidad tan nueva que todavía estamos descubriendo exactamente dónde encajamos en el espectro sexual, pero me alegra tener una forma de explicar cómo me siento”, cierra Vitale.

Fuente: El Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cargando…
Cargando…
Translate »